Share →

Este pasado fin de semana tuvimos el broche final a la Primavera de los Ecoemprendedores con el último evento – tras el Green Weekend organizado por Enviroo e Incubaeco como evento central – más específico y deslocalizado que los dos anteriores: el Energy Starter.

Organizado por el centro de coworking soriano El Hueco y Cives Mundi, la colaboración operativa de Emprendae y de CEDER-Ciemat y el generoso – los premios hablaban por sí solos -patrocinio de entidades de la talla del Instituto Superior de Medio Ambiente, Red EmprendeVerde, Fundación Oxígeno, FOES, Asohtur, ForoLed, Avenia, Caja Rural de Soria, ITS Duero, Casino Amistad Numancia y el Ayuntamiento de Soria  entre otras. Es cada vez más patente el respaldo institucional como paso previo a la resolución de los mayores cuellos de botella para todo tipo de emprendimiento: la financiación y la desproporcionada carga impositiva. Todo se andará…

Este evento se centraba en uno de los nichos de empleo verde con mayor potencial según todos los informes: energías renovables – pese a todo – y eficiencia energética, siendo este el primer evento con formato “Startup Weekend” con esta temática en España. Un reto, grandes resultados y muchas mejoras pendientes. 

Para ello tuvimos a nuestra disposición tanto instalaciones como a los expertos de uno de los centros referentes en la investigación de estas disciplinas: el Centro de Desarrollo de Energías Renovables (CEDER) situado en Lubia, a 15 kilómetros de Soria. Este centro, fundado en 1987, dispone de 630 hectáreas de instalaciones, prototipos y plantaciones de ensayo en lo que antaño iba a ser el campo de pruebas de la bomba atómica patria. Por fortuna el proyecto se abandonó.

El viernes estaba todo listo en el recinto inaugural del evento, el Centro Municipal de la Presentación, donde acudieron puntuales los 17 participantes con 13 proyectos. Tras la apertura institucional y el primer pitch a cargo de Javier Muñoz y su ecoemprendimiento lanar – ganador del anterior Starter en su categoría verde – conocimos cada una de las iniciativas de la mano de sus defensores con los pitches que tendríamos que mejorar en las próximas horas pero que rezumaban talento. Empezamos a conocer fotolineras, baterías líquidas de nanotubos de carbono y azobenceno, motores stirling, digestores taiwaneses, aerogeneradores – unos pequeños y otros titánicos -, ITVs para edificios, quemadores ultraeficientes, apps para móvil, software para gestión de biomasa, geotermia y solar para invernaderos, tinción textil con solar… cápsulas de sueños verdes deseando ser abiertas procedentes no sólo de Soria, sino de Madrid, Zaragoza, Ávila, Valladolid, Lugo, Pamplona y Argentina.

En esta primera fase ellos mismos eran el jurado y la votación eurovisiva y en abierto sacó a la luz con no pocos nervios a los siete proyectos finalistas.

El sábado fue la jornada de mentorizaciones intensivas en unas instalaciones de lujo a la par que bioclimáticas. El autobús llevó temprano a los #ecoemprendedores y tras una pequeña presentación se procedió a más de dos horas de sesión a cargo de los expertos del CEDER en cada una de las disciplinas finalistas, agrupándose en Eficiencia energética (Enrique Soria), Prototipos de Generación (Óscar Izquerdo) y Movilidad Eléctrica (Luis Cano). Como pequeño descanso dimos un paseo – en coches dada la enorme dimensión del centro – para ver diferentes prototipos de interés.



Tras el paseo en una mañana primaveral como pocas el tiempo apremiaba y tras un café rápido pasamos a las mentorizaciones genéricas – formato brainstorm – en TICs (Nacho Lapuerta), Mercado (Jorge Arribas) y después de comer Marketing (Eduardo Munilla) y sesión práctica de pitch (Fernando Rubio).  La suerte estaba echada y sólo tocaba celebrarlo con nuestra tradicional cena – networking en La Hormiga.

El domingo por la mañana, un sol radiante y el Casino – que antaño alojaba café y tertulia a Machado y Gerardo Diego – esperaba a los nerviosos #ecoemprendedores, que debían enfrentarse a un jurado de excepción y conocedor del sector, empezando por el director del CEDER Miguel Latorre, Miguel Ángel Calleja – presidente de Solarig, una importante compañía de EERR -, Santiago Aparicio – presidente de CECALE, la patronal de Castilla y León -, Javier de Gracia – presidente de las empresas participadas de Caja Rural, entre ellas la eólica Cetasa-, Lola Borén – responsable provincial de ADE, Tomás Cabezón – vicepresidente de la Diputación, Raúl Mañoso – responsable de área de BBVA,  y venidos desde Madrid Santiago Molina – director de programas de ISM – y Bruno Ruiz de la Red Emprendeverde.

Ante semejante plantel los pitches empezaron temblorosos pero eficaces expresando su idea, creciéndose definitivamente defendiendo su proyecto ante las numerosas preguntas que realizó un jurado más que interesado.

Alea jacta est. El jurado se retiró para decidir y no lo tenían nada fácil. Seña del debate fue la declaración de desierto del segundo premio…¡para otorgar  dos primeros! Además de la Mención para TICs a la app ideada por Álvaro Zamora se decidió compensar a partes iguales un proyecto realista y aplicable – digestores anaerobios para residuos de ganado vacuno a cargo del gallego Esteban de la Fuente, concursante también de Incubaeco – y el vanguardista y patentado proyecto de Pablo Izquierdo – estudiante de la UPM – de aerogeneradores-vela gigantes que aprovechan el viento turbulento combinando hidráulica y eólica inspirándose biomiméticamente en un corazón. Su explicación generó asombro y murmullos como aquellos de las sociedades científicas de principios del siglo XIX: hoy necesitamos más Teslas que nunca.

Y tras la entrega de premios viene el mayor reto: impulsar estos proyectos ecoemprendedores. Y para ello les ofrecemos asesoría – con el interés expreso de Ciemat de seguirles de cerca –  y posibilidad de financiación – como manifestó parte del entusiasmado jurado del mundillo empresarial y financiero- y que se plasmará en una ronda de financiación a final de mes. Porque los eventos para emprendedores, sin un valor añadido real, no son más que humo para llenar otra previsible burbuja más.

Finalmente, tanto la prensa local como nacional se hizo eco de último fin de semana de la Primavera de los Ecoemprendedores. Seguimos hacia la próxima estación: ¿nos acompañáis?