Share →


El equipo de Emprendae (Luis, Jesús y Fernando) en el pasado CONAMA 2012, celebrando su 2º aniversario.

Este pasado CONAMA, junto con mis socios y compañeros de viaje Luis Morales y Fernando Rubio, o “Luigi” y “Soriano” como yo les llamo, me di cuenta de algo fundamental. Tras 3 años en el mundo de los ecoemprendedores promoviendo una nueva manera de emprender basada en los principios de la sostenibilidad y la responsabilidad social (destacando el valor ambiental creado en el caso del ecoemprendimiento que nos concierne), comprendí que no tenía que buscar muy lejos. Aquello que fomentábamos, aquellos ejemplos que proponíamos, quizás los teníamos … en nosotros mismos.

Desde nuestras imperfecciones, errores y contradicciones, por supuesto, pero sabiendo que caminamos en la buena dirección.

3 años de viaje para entender que la única manera legítima y posible de construir un mundo mejor, más sostenible, justo y humano, no era otra que viviéndolo uno mismo, desde el propio ejemplo. Más aún siendo formadores/asesores de ecoemprendedores. ¿Cómo le voy a decir yo a nadie cómo debe eco-emprender si no lo hago yo en primer lugar? Al fin y al cabo lo único que uno puede controlar en su vida es, precisamente eso, su propia vida, quizás incluso su propio proyecto profesional si tiene la suerte de ser emprendedor. Pero lo demás no. Es así que a lo máximo que uno puede aspirar es a actuar de forma coherente con sus principios e intentar ser cada día un poquito mejor. Y el resto es cosa del boca a boca: si somos un buen ejemplo, alguien se inspirará de él seguro. Replicará el modelo, lo mejorará, y continuará la lucha allá donde nosotros no llegamos 🙂

3 años para darme cuenta de que lo estábamos consiguiendo. Fernando, Luis y Jesús, los “Police del Ecoemprendimiento” (en referencia al grupo de rock jeje), estábamos creando algo mucho más grande que una empresa: una manera de entender y vivir la vida, desde la democracia, la humildad, las buenas maneras, el buen rollo y las ganas de disfrutar de cada instante. Valgan como prueba mis 13 buenos propósitos como ecoemprendedor de Emprendae para este 2013, propósitos que acabo de enviar a Fer y Luis en un mail emotivo para empezar el año con ilusión, visión y determinación:

  1. Mantener una comunicación constante, fluida, directa y honesta.
  2. Ser una piña, apoyando siempre a cualquiera de los tres que se encuentre en dificultades, buscando siempre el bien del grupo y el de los individuos.
  3. Buscar siempre el lado positivo de las cosas y el buen humor.
  4. Co-crear y co-decidir los caminos a seguir de manera respetuosa, inclusiva y democrática (los principios del 15M).
  5. Mantener nuestros principios en cualquier situación.
  6. Ser nosotros mismos, con personalidad y sin miedo a nada ni a nadie.
  7. Primar siempre nuestra salud (en sentido amplio) y nuestro bienestar personal (y los de nuestros allegados) ante cualquier otra cosa: dinero, empresa …
  8. No conformarnos con cosas que no creamos justas, incluida la remuneración de nuestro trabajo que debe de estar en consonancia con el valor que aportamos -Economía de Valor(es)-.
  9. Conciliar la vida profesional con la personal, dejando y respetando buenos espacios para ello, tanto entre nosotros como para con los demás.
  10. Alinear los objetivos personales y profesionales.
  11. No olvidar nunca nuestra misión: dejar tras de nosotros un mundo mejor, más sostenible, justo y humano. Sabiendo que el mejor y único camino para ello es el del ejemplo en primera persona (del singular y del plural). Lo único que controlamos son nuestras vidas, y por tanto nuestra mejor aportación al mundo y legado a las generaciones venideras, no es otra cosa que el modo en que las vivimos. Sin olvidar por supuesto que no somos perfectos y tenemos y tendremos contradicciones, pero intentando siempre mejorarnos como personas y proyecto conjunto.
  12. “No tomar decisiones por encima de la vida”, como me dijo una vez un amigo egipcio. Por encima de nuestras vidas individuales está la la vida humana y por encima de ésta la vida en la Tierra (y pronto fuera de ella). Comprender y respetar el equilibrio, la conexión y la interdependencia de todas las especies en la cadena de la vida, y de todas las entidades en el Universo.
  13. Disfrutar de lo que hacemos, de cada momento, tanto por separado, como y sobre todo, juntos. Sirvan quizás de inspiración para otros ecoemprendedores.un fuerte abrazo y a por el 2013, que algo me dice va a ser grande 😉

 

Fotos de Emprendae  

Tagged with →