Share →

Acabo de regresar hace unos días a Madrid después de algo más de 2 meses en Eslovenia. Desde el 22 de junio hasta el 01 de septiembre he estado viviendo en la ciudad de Maribor (norte de Eslovenia), que este año 2012 es la Capital Europea de la Cultura. El motivo ha sido colaborar en el programa Urban Furrows, que es el programa sociocultural y ambiental aprobado en el marco de la capitalidad europea.

El programa es muy completo, y lo integran diversos proyectos e iniciativas que abarcan un amplio rango de cuestiones y problemáticas urbanas y socioecológicas:

  • Sustainable Local Supply: se trata de un proyecto con el que hemos buscado acercar los productores a los consumidores finales, de modo que se minimizara el coste de transporte, la huella ecológica y los riesgos sobre la salud humana y la de los ecosistemas. Hemos trabajado con las instituciones educativas y sociales de Maribor, y con los agricultores y ganaderos de las afueras de la ciudad. Garantizar el abastecimiento local de productos básicos es una práctica en extensión en toda Europa, muy necesaria y estratégica ante el escenario de incertidumbre que nos presenta el actual proceso de cambio global.
  • Seed Library: En clara sintonía con el proyecto anterior, hemos colaborado en la creación y mantenimiento de una Biblioteca de Semillas orientada a la conservación de variedades autóctonas y, especialmente, de aquellas que tienen valor alimenticio, propiciando la vuelta a nuestros platos de aquellas variedades vegetales que se estaban rarificando.
  • Alternative Community Gardens: Se trata de una interesante iniciativa de jardines comunitarios orientada a la permacultura y el aprendizaje por parte de jóvenes y adultos.
  • Digital nomads: Proyecto de innovación social dirigido a inmigrantes y personas en riesgo de exclusión social, a través del cual les hemos dotado de herramientas y aptitudes para poder superar las dificultades a las que se enfrentan cotidianamente.
  • Etnomobile: Orientado al empoderamiento de niñas y jóvenes en el seno de sus comunidades romanas y gitanas de procedencia, hemos realizado workshops y talleres, y hemos practicado músico-terapia como mecanismo de aprendizaje en los más pequeños.
  • Teleport: Este es el proyecto en el que me he implicado más personalmente, por encajar mejor con mi perfil de consultor en sostenibilidad. El proyecto está orientado a la creación de una comunidad de ciclistas urbanos y peatones, que lejos de enfrentarse, se alíen como un elemento indisoluble de la nueva movilidad urbana sostenible, que es, recordemos, fundamentalmente movilidad no motorizada. Hemos realizado workshops y talleres de reparación de bicicletas, analizado el flujo ciclista en las principales vías de la ciudad, organizado masas críticas, y presentado una campaña a la convocatoria europea Do the Right Mix.

La verdad es que ha sido un proyecto fantástico, y una experiencia extraordinaria haber vuelto a Eslovenia, donde ya había estado viviendo el año pasado gracias a una estancia de postgrado en la Universidad de Ljubljana.

Os dejo algunas fotos que ilustran las actividades que hemos desempeñado en los proyectos del programa Urban Furrows. Que las disfrutéis!! 🙂

Seed Library. Biblioteca de Semillas. En esta foto realizamos unas pruebas de germinación.

Trabajando en la integración de niños de etnia gitana. Con ellos hacíamos manualidades y musicoterapia, además de enseñarles a leer y escribir. Trabajando en un taller de reparación de bicicletas, también llamada bike kitchen por estos lares.

Marcha en bici (cycling parade) organizada en el marco de la Capitalidad Europea de la Cultura.

Actividad de conteo de la movilidad ciclista en el centro de Maribor, y análisis de la efectividad de las medidas de calmado de tráfico.

Convivencia de peatones y ciclistas en las zonas de espacio compartido del centro histórico.